Abadía de Saint-Hilaire

El entorno de una joya del siglo XII

Volver a sitios

Situado a medio camino entre Carcassonne y Limoux, Saint-Hilaire es uno de esos lugares que hablan de la memoria colectiva. Basta con entrar en la abadía para sentir sus mil años de historia y despertar la imaginación.

HISTORIA[S]

Louis le Pieux distingue la abadía en el siglo IX: le proporciona un papel importante al designarla como la mayor protección de un soberano carolingio. A lo largo de la Edad Media, la abadía benedictina despliega su influencia y se convierte en necrópolis de los condes de Carcassonne en los siglos X y XI. Uno de los mejores artistas del siglo XII crea para Saint Saturnin, su santo patrón, un altar relicario de mármol, una de sus obras maestras. Esta abadía se enfrente a la cruzada albigense y a las consecuencias de la cabalgata del Príncipe Negro durante la Guerra de los Cien Años. Sin embargo, consigue mantenerse, refuerza sus defensas y se embellece con las últimas innovaciones del arte gótico. La vivienda abacial se termina decorando con techos pintados, testimonio excepcional de finales del siglo XV tan difícil y que pronto vería las Guerras de Religión batirse en el reino de Francia y en el pueblo de Saint-Hilaire...

El maestro de Cabestany

El altar relicario de Saint Saturnin es una de las obras maestras del maestro de Cabestany. El dinamismo de su arte es muy espectacular con este toro que muestra toda su fuerza fuera de este «marco». Raramente se podía disfrutar así, a la altura de los ojos, de una obra románica. ¿Por qué Saint Saturnin en Saint-Hilaire? ¿Quiénes son? ¿Qué cuenta su obra? Tantas preguntas que hacen que esta visita sea aún más apasionante...

El claustro gótico

El arte gótico en Saint-Hilaire es todo elegancia. Las columnas que se fusionan en el claustro, construido sobre el año 1340, están unidas por capiteles tallados en un solo bloque y decorados de animales monstruosos o de follaje. El nuevo púlpito del refectorio ofrece un juego sutil de colores... Para realizar este trabajo, los abades movilizaron los recursos de una abadía que seguía siendo potente a pesar de la cruzada.

Los techos pintados

Los techos pintados de la vivienda abacial tienen toques de la Edad Media y del Renacimiento al mismo tiempo. En estos se puede ver a Jeanne d'Arc y monstruos fantásticos. Es la iconografía medieval de las escenas cortesanas, una nueva tendencia en la representación de la vida cotidiana en los siglos XV y XVI. El individuo toma consciencia de uno mismo, se desarrolla el retrato y las ganas de comodidad...

Las bodegas

En la Edad Media, los silos de grano de gran tamaño se excavaban en el suelo. Después, se excavó una galería para crear una bodega y destruyeron la base de los silos. Sin embargo, permanecía la parte superior. Cuando visite la bodega levante la cabeza para ver las divertidas «alcobas», se encontrará debajo de las aberturas de los antiguos silos.

PARA DESCUBRIR

Paseando

En los alrededores

¿Quién creó la «Blanquette de Limoux»? Los monjes de Saint-Hilaire dirán que la gente del lugar. ¿Y quién creó la leyenda de los monjes? Nosotros diríamos que los blanquetiers. La historia de esta leyenda, la verdadera historia de la efervescencia y de esta tierra os la contarán en la abadía.

Bulas imaginarias