Abadía de Saint-Papoul

Al encuentro del Maestro de Cabestany

Volver a sitios

De Cataluña a Navarra y de Languedoc a la Toscana, el taller del maestro de Cabestany, principal artista del arte románico, ha realizado numerosas obras de arte. Una de ellas se encuentra aquí, en la majestuosa abadía benedictina de este pequeño pueblo medieval de Lauragais...

Historia[s]

En el siglo VIII, los ermitaños fundaron el monasterio benedictino dedicado a Saint Papoul. La abadía adquirió un gran renombre en el siglo XI, gracias a Saint Bérenger, uno de los monjes que hacía milagros y atraía a los peregrinos. En el siglo XII, la abadía requiere los servicios del maestro de Cabestany para la cabecera de su iglesia. Se trata de un famoso taller que realiza una serie de modillones y capiteles. Durante la cruzada albigense, la abadía interviene poco. Acogió incluso la tumba de Jourdain de Roquefort, gran señor cátaro de la Montaña Negra, y recibió, de las manos de su familia, el señorío de Saint-Papoul. El abad fomentó el desarrollo de la ciudad que se implantó a orillas de la abadía. En 1317, Saint-Papoul se convirtió en obispo y como consecuencia, los saqueos se multiplican. Después de una época de reconstrucción en el siglo XVII, la abadía pierde los elementos de mármol de su claustro durante la Revolución francesa, antes de que la clasifiquen como Monumento Histórico y la protejan en 1840.

La cabecera de la abadía

Se trata de un taller en la cima del arte, obra de Saint-Papoul, que realizó una serie de modillones y capiteles que ornamentan la cabecera de la iglesia. Monstruos, un león, un macho cabrío y hombres inclinados hacia nosotros con expresivos rostros. Dos capiteles animados con el aliento de la vida y del genio cuentan dos momentos del episodio de Daniel en la fosa con los leones sacado del Antiguo Testamento...

El Maestro de Cabestany

Saint-Papoul es un destino emblemático en el recorrido de las obras del Maestro de Cabestany y de su taller. La exposición instalada en el refectorio de los monjes, permite comprender mejor su arte. Los moldeados tienen una magnífica calidad y ponen a la altura de los ojos las esculturas de Saint-Papoul, pero también de Saint-Hilaire, Rieux-Minervois, Le Boulou.

La iglesia

La iglesia abacial, construida en el siglo XII, ha evolucionado mucho con el paso de los siglos. Un absidiolo al norte del coro conserva su forma románica, mientras que el absidiolo sur, se ha transformado en una capilla gótica. Por un lado desgastados capiteles románicos, por otro, la elegante tumba de un obispo del siglo XVII, una Piedad del siglo XVIII... Aquí continúa el espíritu de otros tiempos.

El coro barroco

Es una decoración monumental y refinada que recibe el coro de la abadía en el siglo XVIII. Los artesanos locales se movilizaron: un escultor de Saint-Papoul realizó las sillas del coro y la decoración de madera, un marmolista de Caunes-Minervois creó el altar mayor, un tallador de piedra de Toulouse decoró el coro con azulejos blancos y grises...

El claustro

El claustro actual refleja el estilo gótico de Languedoc de principios del siglo XIV. El estilo de los capiteles recuerda al de la abadía de Villelongue. Se pueden ver hojas de yedra, roble, vid, acanto... aves, leones, monos... monstruos, dragones... En uno de los capiteles históricos, Saint Papoul está representado, con la cabeza en las manos, contando su martirio...

Para descubrir

Paseando

Autour

En el siglo XIX, Saint-Papoul desarrolló una especialidad de loza, tejas y alfarería barnizadas. El barniz se obtenía a partir de un mineral que se extraía en la Montaña Negra y que se trituraba en el Molino de Barniz, o Molino de Ángel, a la salida del pueblo en dirección Villemagne. Cuatro fábricas de cerámica funcionaban a tiempo completo, bajo el impulso de su alcalde, el marqués Alphonse d’Hautpoul. Este general del imperio, después ministro de guerra, presidente del consejo... fue muy activo en el pueblo donde nació. Hoy en día, la explotación de arcilla mantiene la tradición industrial y artesanal de Saint-Papoul.

La loza y el General del Imperio