Castillo de Arques

Una residencia de Île-de-France en Corbières

Volver a sitios

A pocos kilómetros después del castillo de Coustaussa, se extiende un valle repleto de vegetación. En este lugar inesperado se alza el torreón de Arques, una obra maestra de la arquitectura gótica de Île-de-France...

Historia[s]

En el siglo XI, Arques surge como pueblo, en el cruce de las carreteras que unen Fenolhédès y Carcassès. A finales del siglo XII, una torre señorial en el centro del pueblo marcaba el poder de la familia de Termes. En 1260, Olivier de Termes vendió su lugar de Arques a Pierre de Voisins, un poderoso caballero francés. Su nieto, Gilles de Voisins, llevó a cabo la construcción del castillo en 1280 y decidió la extensión del pueblo. Se trata de este castillo-residencia que construyeron Gilles y sus descendientes. Estos hacen llamar a los ingenieros reales, que entonces trabajaban en Carcassonne y Corbières, para construir esta elegante residencia que combinaba comodidad y eficacia militar. En el siglo XVI, el castillo sirve de refugio para los habitantes de Arques cuando los españoles, y luego los protestantes, destruyeron su pueblo. Los duques de Joyeuse, entonces señores de Arques, lo abandonaron por un nuevo castillo de estilo renacentista situado en Couiza, a orillas del Aude…

La torre vivienda

La torre vivienda, situada dentro de la muralla, a la izquierda de la entrada, era una torre cuadrangular de dos plantas. En la primera planta había una sala semienterrada bajo la bóveda de cañón. En la segunda planta, la sala con bóveda ojival da a unas ménsulas esculpidas. Dos magníficos rostros recuerdan el estilo refinado de los músicos del castillo de Puivert...

El exterior del torreón

Las cuatro garitas situadas en los ángulos del contrafuerte dan la impresión de que el torreón está montado en zancos. El torreón, elegantemente construido en 24 metros de altura, mantiene su arenisca amarilla que se contempla asiduamente y está recubierto por tejas rosas. Casi cien aberturas, entre arcos, ventanas, puertas..., cubren sus muros.

4 plantas interiores

La escalera de caracol de la torre sudeste une las cuatro plantas del torreón. En cada planta está presente la magnífica calidad de la construcción: por una lado, ocho ramas de ojivas se unen en una clave única. Por otro, una ventana con un arco trilobulado, o una chimenea con columnas esculpidas. Conclusión: la perfección de una sala octogonal...

Un precursor

El castillo de Arques se beneficia sin duda del arte de los maestros del rey. Muchas de las aportaciones de las estructuras de Carcassonne, Peyrepertuse o Termes, se pueden encontrar aquí. La detallada atención en el diseño interior es una de las novedades del estilo renacentista que sin embargo, no pudo extenderse hasta después de la Guerra de los Cien Años.

Para descubrir

Paseando

En los alrededores

Arques y Saint-Louis de Parahou son las dos únicas bastidas de Corbières. Cuando la familia de Voisins decidió extender el pueblo de Arques a finales del siglo XIII, al nuevo barrio se le conoce como «bastida». El señor consiguió atraer a numerosos habitantes gracias a unas ventajosas condiciones para el desbroce de tierras, pastorear el ganado, utilizar la madera... En 1329, los habitantes reciben del rey, tras la solicitud de su señor, el derecho a organizar ferias y mercados. Entonces Arques se convierte en un centro rural muy animado.

El encanto de las bastidas