Castillo de Puilaurens

LA ELEGANTE EMINENCIA

Volver a sitios

El castillo, solo en el «Monte Ardu», a 697 metros de altitud, vigila la ciudad de Lapradelle-Puilaurens y los alrededores del bosque de Fanges. Sus almenas, prácticamente intactas, dominan las cuestas abruptas. Es una de las fortalezas reales mejor conservadas y el lugar de una gran leyenda...

HISTORIA[S]

En el siglo X, la abadía Saint-Michel-de-Cuxa recibe en don el valle de la Boulzane. Aquí se funda la iglesia Saint-Laurent, que se asocia a una obra fortificada. Mantiene el control de este castrum de «Puèg Laurenç», Puilaurens en francés, hasta el momento de la cruzada albigense. Durante este periodo, el castillo acoge a señores faidits y herejes. El pueblo, entonces unido a la ladera de la montaña y cerca del castillo, jugaba también su papel... Con Quéribus fue un último refugio. En 1255, Saint Louis tomó posesión de Puilaurens en 1255 al mismo tiempo que de Quéribus. Torre almohadillada, chicanes... Al poder de las murallas se añadieron defensas activas para enfrentarse a Aragón. Este castillo tan bien armado siguió siendo una retaguardia, un simple punto de apoyo, alejado de los combates que tuvieron lugar a partir de mediados del siglo XIV. Puilaurens solo fue tomado una vez, en 1637. Al volver a manos de los franceses, la fortaleza se siguió mejorando y su guarnición se mantuvo hasta la Revolución francesa.

Las chicanes

El sistema de chicanes defendía el camino que llevaba al castillo desde el siglo XVI. Imposible ir rápido, ni escapar de las cañoneras que vigilaban cada punto. Por encima de las cabezas, la torre de la Dama Blanca es cada vez más impresionante...

Las troneras

El gran patio del castillo estaba rodeado de cortinas de 10 metros de altura y de 1 metro 20 de espesor. Su almena fascina a todas las miradas. Esta le proporciona a Puilaurens su silueta tan bien diseñada. Al final de las murallas se desvelan unas maravillosas vistas de Canigou al sur, los contrafuertes de Corbières al norte...

Las galerías subterráneas

La entrada está cerca de la torre norte de la segunda muralla. El agua que se filtra en el suelo calcáreo permeable excavó estas galerías naturales que desembocan en el exterior, en la ladera del acantilado, y están cerradas por muros que sirven de almacenes o reservas.

La torre de la Dama Blanca

Esta torre circular almohadillada favorece las chicanes de decenas de metros. Se puede ver una ventana con alféizar o banco que vigila el camino. También tiene una bonita sala con bóveda ojival, conocida como «sala Saint Louis».

Un raro megáfono

La torre de la Dama Blanca tenía dos plantas: un conducto megáfono excavado en la pared permitía hablarse de una planta a otra. Era un dispositivo extraño.

PARA DESCUBRIR

Paseando

En los alrededores

La Boulzane

La leyenda dice que la Dama Blanca aparecía a veces en las noches de invierno cerca de la torre que lleva su nombre. Las piedras más antiguas se acordarán de la sobrina-nieta de Philippe le Bel, Blanche de Bourbon, esposa desdichada de Pierre le Cruel. Probablemente vino para refugiarse en nuestras montañas...

La leyenda de la Dama Blanca