Castillo de Quéribus

La proa del mundo occitano

Volver a sitios

Desde Quéribus, al principio solo se ve el imponente torreón que parece levantarse en Corbières para defender al Fenolhedés al que se enfrenta. De alto su espolón rocoso mide 728 metros, una fortaleza que domina la llanura que va de Tautavel à Caudiès. Es uno de los castillos reales más impresionantes de la región...

HISTORIA[S]

Quéribus se mencionó por primera vez en 1020 en el testamento de Bernard Taillefer, conde de Besalù. Este conde su unió a la Casa de Barcelona en 1111. Más tarde, en 1162, Alphonse, conde de Barcelona se convirtió en rey de Aragón. Entonces la fortaleza se integró a la línea de defensa septentrional del reino de Aragón que estaba formada por Fenolhedés y Peyrepertusés. Durante la cruzada albigense, es al igual que Puilaurens, un último refugio para los señores faidits y los herejes. El comandante, Chabert de Barbaira resiste al rey y a la iglesia hasta el asedio de 1255. Chabert se convierte en prisionero de Olivier de Termes que cede Quéribus al rey de Francia a cambio de su libertad. Los maestros de las obras reales desafían a la montaña para dar al castillo su plena eficacia frente a Aragón. Hasta el tratado de los Pirineos de 1659, transforman las murallas para adaptarlo a la evolución militar: los asesinos atacan con ballestas y luego con armas de fuego...

Las murallas

Para llegar al castillo hay que cruzar tres murallas situadas en el pico rocoso. Durante la ascensión, nos encontramos con un impresionante muro y tras él, el borde del abismo nos hace ralentizar el paso. Los vestigios de una caserna evocan la presencia de los soldados. En la puerta de la última muralla, se impone la vertiginosa belleza del paisaje...

Las vistas

Quéribus rodea la llanura de Roussillon. Desde el litoral mediterráneo hasta los Pirineos y a los confines de Fenolhedés, la vista viaja libremente. Más cerca, la fortaleza controla el grau de Maury, uno de los pasajes más raros del acantilado, bien visible desde la terraza del torreón.

El torreón

A la tercera muralla se entra por una puerta defendida por una almena. La torre del homenaje de Quéribus se ve desde aquí, poderosa. Desde el exterior ofrece un aspecto guerrero y duro. Sus muros macizos con lados cortados soportan una terraza que cuenta con tres cañoneras. Pero esta armadura de los siglos XV y XVI acoge una sala medieval inesperada: la sala del pilar...

La sala del pilar

El pilar central de la sala del torreón se extiende en una majestuosa bóveda gótica. Una imponente ventana con parteluces da al patio. Esta sala sugiere una sorprendente vida tranquila y cómoda en este nido de águila.

PARA DESCUBRIR

Paseando

En los alrededores

El Fenolhedés, está desde la Edad Media entre dos mundos: el catalán y el occitano. Este paisaje atormentado formado por pizarra, granito y piedra caliza plisada y bañada por numerosos ríos y afluentes, está formado por los restos de la elevación pirenaica. Siempre ha sido una zona de protección, al mismo tiempo que de fricción y de unión de dos culturas. Esta región natural frente a Quéribus es el único lugar del departamento de los Pirineos Orientales donde se habla occitano... Junto a Corbières, este emblemático conjunto paisajístico es hoy en día objeto de un proyecto de clasificación en el Parque Natural Regional para proteger, valorizar y desarrollar este territorio…

El Fenolhedés: entre dos mundos