Mazamet Mueso del Catarismo

Un punto de luz en una oscura historia

Volver a sitios

Saliendo desde Carcassonne se dejan los viñedos y el canal de Midi para atravesar Cabardès. De repente, un bonito bosque anuncia la llegada una montaña. Los robles, castaños y otros helechos acompañan la carretera en pendientes cada vez más abruptas. Mazamet se encuentra a los pies de un acantilado vigilado por el pueblo y el castillo de Hautpoul…

Historia[s]

El nombre de Hautpoul se conoce desde el siglo X. En 1096, Pierre-Raymond de Hautpoul se ilustra en la sede de Antioche, durante la primera cruzada en Palestina. En el siglo XII, los señores de Hautpoul se adhieren a la fe cátara y esta disidencia cristiana se implanta en la región. Sin embargo, el Papa Innocent III lanza una cruzada para erradicarla. Simon de Montfort, el jefe de los cruzados, ataca contra la gente y tierras de este lugar con el que no consigue acabar. Al igual que en Quéribus o Puilaurens, muchos religiosos y creyentes cátaros encuentran refugio en Hautpoul durante la cruzada y bastante tiempo después. Pero la Inquisición, cada vez más eficaz, acaba con el catarismo que desaparece en el siglo XIV. Mazamet, que se desarrolló a los pies de un acantilado, reemplaza Hautpoul. En esta ciudad se encuentra el Museo del Catarismo que cuenta la vida, fe y destino de los cátaros de Occitania...

La Casa Fuzier

El Museo del Catarismo está situado en la Casa Fuzier, clasificada como Monumento Histórico. Es la casa de un fabricante-pañero y alcalde de Mazamet de finales del siglo XIX. La oficina de turismo y la Casa de la Memoria de Mazamet ocupan la planta baja. Dos salones reviven el ambiente de finales del siglo XIX. Además de un salón burgués, un mobiliario reformado y una escena familiar histórica: la boda de la hija de Fuzier en 1908.

La visita

A este museo se entra por curiosidad y se sale totalmente enamorado. Aquí se aprende la historia del catarismo a través de cuestiones como la fe, la cruzada y la Inquisición, pero también las costumbre, la organización social y la vida cotidiana. Al salir de una de las salas se cruza, con gran emoción, el impresionante muro con los nombres de los habitantes de Hautpoul que interrogó el Inquisidor Ferrer a mediados del siglo XIII: religiosos, creyentes, convertidos, quemados vivos... Una sala de la casa medieval reformada que muestra cómo era una residencia, una mesa o la ropa. Planos, facsímiles, vídeos o carteles que animan la visita que hace cada uno a su ritmo y según sus preferencias. Algunos prefieren leer, otros escuchar...

Bienvenidos a todos

Cada persona, adulto o niño, minusválido o no, puede crear su propia visita. Hay un libro en braile para las personas ciegas, otro para las personas con discapacidad mental y otro para que los niños disfruten encontrando las respuestas a las preguntas y a los jeroglíficos. Las personas con discapacidad auditiva pueden disfrutar de dispositivos especiales para ellos. Todo está pensado para permitir el acceso a las salas y a los contenidos a personas con movilidad reducida. Paneles perfectamente ilustrados y con subtítulos, mapas en colores fáciles de leer y en braile... Los placeres del conocimiento se han de compartir. El museo ha recibido la etiqueta «Tourisme et handicap».

Para descubrir

Paseando

En los alrededores

Las zonas húmedas son zonas entre la tierra y el agua que juegan un papel ecológico y económico esencial. En la Montaña Negra de Aude, estas zonas húmedas son muy numerosas y variadas. Las turberas, lugar muy particular donde se va acumulando la materia orgánica, crean la turba. Las praderas húmedas de suelo arcilloso que retienen el agua, las maderas húmedas, los mares y los estanques son zonas que atenúan los excesos del clima de esta región, donde el agua, a veces falta y a veces sobra. Estas praderas también juegan un papel importante para la conservación de la biodiversidad. La flora y la fauna de este lugar es muy específica y en ocasiones, única. Si durante los paseos encontráis estas zonas, por favor, respetadlas porque se trata de lugares frágiles y muy valiosos.

Las zonas húmedas de la Montaña Negra